Directamente de la naturaleza…

Orígen de la

Tortilla de Patata

Si preguntamos a cualquiera por un plato típico de nuestra cultura gastronómica, seguro que la Tortilla de patata se encuentra dentro del Top-10, en las primeras posiciones. Además, es de los pocos platos que es típico en cualquier rincón de España, cada uno con sus diferencias, en todos podemos encontrar bares donde la tortilla de patata es su plato estrella. Siempre surgirá la polémica de “tortilla con o sin cebolla”, pero en cualquier caso tenemos claro que los ingredientes principales son los huevos y las patatas. Tortillas de huevos con hierbas se hacían ya en Europa desde la antigüedad pero el uso de la patata es más reciente. Quedate con nosotros si estas deseando conocer el orígen de la tortilla de patata

origen-tortilla-de-patata-blackolives

Orígen de la tortilla de patata

¿Cual es el origen del nombre “patata”?

Comenzaremos situando el origen de la patata. Los incas llamaban al tubérculo “papa” y dado el parecido con la batata, que ya conocíamos, en nombre se transformó en “patata”. La patata la trae, a España, desde América, en 1560 Pedro Cieza de León, pero al principio no sabían muy bien qué hacer con ella, a diferencia de otros productos como el cacao o el tabaco cuyo éxito fue inmediato. La despreciaban como alimento a pesar de que los precolombinos la cultivaban y comían desde hace 8.000 años. Empezaron utilizando la planta para decorar jardines, el tubérculo para alimentar el ganado… En la Plaza Mayor de MAdrid, se dice, ya las vendían a principios del siglo XVII, la utilizaban en forma de harina, sustituyendo al trigo que era escaso y caro, ayudando a paliar el hambre en épocas de escasez de alimentos.

origen-de-la-tortilla-de-patata

Orígen de la Patata

¿Cuál es el origen de la tortilla de patata?

Hay 2 versiones sobre el origen de la receta de la tortilla de patata. Una dice que fué el general Tomás de Zumalacárregui, durante el sitio de Bilbao, en el 1835, quién la inventó como forma barata y nutritiva de alimentar a las tropas.

La otra versión dice que el general, paró en casa de una anónima ama de casa navarra y ésta tuvo que improvisar una comida con lo poco que tenía: huevos, patatas y cebollas. El general quedó tan satisfecho que se adueñó de la receta para dar de comer a sus soldados. Personalmente me quedo con esta última opción, no veo al general metido entre fogones… Lo que sí está claro es que fue en esa época, durante las Guerras Carlistas, en la que se extendió su consumo.

Pero estudios del investigador del CSIC Javier López Linaje, se refieren a documentos del 1797, anteriores a las Guerras Carlistas, en los que ya hay referencias al famoso plato. Estos escritos atribuyen la creación de la receta a dos ilustrados hacendados de Villanueva de la Serena, Extremadura, Joseph de Tena Godoy y el marqués de Robledo, que intentaban encontrar un alimento con el que paliar el hambre de la población. En un principio pensaron en hacer pan con la harina de las patatas, pero en vez de horno utilizando una sartén. Con la ayuda de las mujeres del lugar hicieron varias pruebas: Se les ocurrió añadir huevos, que ya se utilizaban para hacer tortillas desde principios del XVII, y probaron también saltarse el paso de moler las patatas, friendo directamente los trozos en aceite de oliva que ya tenían, y voila!

Y ahora….

¿Cómo hacemos una buena tortilla de patata?

Una vez aclarado el origen del plato, pasamos a enumerar los trucos para elaborar una exitosa tortilla de patata. Es un procedimiento sencillo pero, que como todo, requiere un poco de práctica ya que a diferencia de otras recetas, las cantidades tampoco son exactas. Además, en cualquier grupo de comensales en los que se plantee el tema, surgirán maneras y gustos diferentes para realizar la receta. Por ejemplo, el debate de “con o sin” cebolla, más o menos jugosa… Como todo en cocina, hay gustos y ahí no me voy a meter, cada uno que la haga como más le guste.

Ingredientes

Si queremos hacer una tortilla para 4/6 personas, las cantidades podrían ser estas:

  • 5 patatas medianas
  • 6 ó 7 huevos, si nos gusta más jugosa la tortilla
  • 1 cebolla grande ó 2 pequeñas
  • Aceite oliva
  • Sal

Y por supuesto, como sucede en todas las recetas, sobretodo en las menos elaboradas, cuanto mejor sean estos, mejor será el resultado final.

Modo de preparación

  • Respecto al aceite de oliva, el ingrediente por excelencia de la “Dieta mediterránea“, uno suave tipo Arbequina, mejor de 0,4º de acidez, el de 1º podría dar demasiado sabor.
  • La sartén a utilizar, debe tener antiadherente, no tanto para freír las patatas como luego para cuajar la tortilla.
  • Pelamos y lavamos las patatas en el grifo. Yo las parto directamente en la sartén en cuadraditos, hay quien las prefiere en láminas finas, y parto en cuadraditos también las cebollas que van a la sartén, todo esto en frio. Hay a quien le puede parecer una barbaridad no echar las patatas a un aceite muy caliente pero, creedme, funciona genial.
  • Echo la sal y después añado el aceite, en cantidad suficiente para casi cubrir las patatas, y enciendo el fuego al máximo. Cuando esté muy fuerte, y removiendo de vez en cuando, bajo el fuego para que este medio/alto, el mío va de 1 a 10 y lo suelo poner al 7, se tienen que ir confitando y haciendo poco a poco por dentro.
  • Ahí se quedan unos 15 min, más o menos, dependerá del fuego, de la patata,..hasta que veamos que la patata está prácticamente hecha, entonces subimos el fuego al máximo para que las patatas se tuesten un poco por fuera, al gusto, y así tener un punto crujiente, pero que queden blanditas por dentro. Mientras, hemos batido los huevos en un bol.
  • Sacamos las patatas a un escurridor, las dejamos un par de minutos y las mezclamos. El huevo debe cubrir la patata y la cebolla. Podemos utilizar la misma sartén para terminar nuestra tortilla, en cuyo caso debemos de quitar el aceite y dejar solo una cucharadita.
  • Vertemos la mezcla y dejamos que se cuaje un par de minutos, dependiendo de cómo nos guste.
  • Para dar la vuelta a nuestra tortilla, colocamos un plato sobre la sartén, hacia abajo, y sujetando fuerte las dos cosas, plato y sarten, con un movimiento rápido y sin que se separen, les demos la vuelta. La tortilla queda sobre el plato y la deslizamos sobre la sartén para cuajar el otro lado.
  • Es un momento delicado, de tensión, requiere un poco de fuerza y decisión. Si la tortilla es muy grande, yo a veces, cojo una sartén más pequeña y en vez de una, hago dos tortillas..con el tiempo, si somos principiantes, vamos ganando confianza, una tortilla grande en más lucida.
origen-de-la-torilla-de-patata-receta

Orígen de la tortilla de patata

Esta sería una receta clásica de la tortilla de patata, pero echándole imaginación podemos probar variantes como por ejemplo, añadirle trozos de pimiento verde que echaríamos a la sartén cuando las patatas estén medio fritas para que se haga a la vez, o trozos de chorizo. También queda muy buena poniendo mitad patatas y mitad calabacín, alimento de alto valor nutricional y pocas calorías, además de darle un punto muy jugoso a nuestra tortilla.

Pasamos la tortilla al plato, y listo!!! A disfrutar!!!

Si acompañamos el plato con un poco de jamón y un vasito de vino…. el éxito es seguro!

seleecion-gourmet-blackolives

Contáctanos

Ofrecemos cestas gourmet de temporada con productos españoles de primera calidad.
¿Estás interesado? Solicite información

6 + 12 =